Cómo engrasar una cerradura

Tener la cerradura perfectamente engrasada es mucho más importante de lo que te crees. Realmente, si notas que tu llave ya no gira como antes, es más que necesario que lo soluciones cuanto antes ya que, un mal funcionamiento, puede llevar a poner tu casa en peligro. Por ese motivo, en este post te damos algunos trucos para saber cómo engrasar una cerradura para que funcione perfectamente y no tengas que preocuparte porque se rompa o pueda resultar un punto fácil de entrada para ladrones. Te contamos los principales trucos para conseguir que funcione a la perfección y, sobre todo, que dure bastante tiempo.

Uno de los métodos que mejor funciona es el de engrasar directamente la cerradura. Para ello, necesitarás desmontar el cajetín y pasar un poco de aceite o vaselina por las zonas en las que existe contacto. Debes saber que existe aceite y vaselina especializado solo para ello y que tan solo basta un pincel para conseguir hacerlo. Por cierto, desmontarlo es bastante fácil. En menos de lo que te imaginas lo tendrás listo.

Otro método para engrasar la cerradura es la utilización de grafito en polvo ya que funciona como un gran lubricante. Lo venden tal cual en las tiendas especializadas e incluye en su interior una boquilla alargada para que pueda entrar sin problemas en la cerradura. Es un lubricante sólido que se utiliza también en las bisagras, engranajes y ejes. Su gran ventaja es que te ofrece una gran durabilidad siendo muy fácil su aplicación.

engrasar cerradura con grafito o parafina

En las tiendas también existen otro tipo de productos en aerosol que los venden justo para el engrase de nuestra cerradura. Eso sí, antes de comprarlo te aconsejamos que te fijes bien en qué materiales puedes llegar a utilizarlo. Es decir, queda claro que es para la cerradura pero, imagínate que cae alguna gota en tu puerta. Deberíamos tener la certeza de que no va a dañarla.

Y, por último, te hablamos de la parafina. Puedes encontrarla fácilmente en farmacias o droguerías. En este caso, tendrás que introducir la llave en agua muy caliente y, a continuación, lo harás en uno que contenga la parafina líquida. Cuando esté listo, introduces la llave dentro de la cerradura y la haces girar para que se impregne bien. Verás como el movimiento es mucho más suave.

Eso sí, ya te anunciamos que, en el caso de que no se trate de un mal funcionamiento grave, te bastará con un aceite engrasador que podrás aplicar cómodamente en la boquilla de la cerradura gracias a un pequeño tubo que cabe perfectamente por el agujero. También queremos recordarte que resulta muy importante hacer esto cada cierto tiempo para asegurarnos que la cerradura va a funcionar como toca y no nos llevaremos sorpresas. Y recuerda también que a la mínima que notes que la llave no gira como toca, es necesario tomar medidas urgentemente porque corres el riesgo de que pueda abrirse muy fácilmente por algún ladrón. Pon en práctica nuestros consejos de cómo engrasar una cerradura y consigue que siempre esté perfecta.

Esta entrada fue publicada en Cerrajeros Valencia. Guarda el enlace permanente.