que son las cerraduras invisibles y para que sirven

¿Qué son las cerraduras invisibles?

La puerta (sin menosprecio de la importancia que pueden tener ciertas ventanas u otros puntos de acceso) tiene una importancia capital en la seguridad de cualquier punto de acceso a un hogar, oficina o lugar del cual se trate y, dentro de la zona de la puerta, la cerradura se convierte en el elemento troncal que debe garantizar dicha seguridad. Dentro de este ámbito nos encontramos a las cerraduras invisibles y sobre ellas y sobre lo qué son las cerraduras invisibles va a versar este texto.

Seguridad a través de la cerradura

Tal y como se ha mencionado en la introducción de este mismo texto, la puerta es una de las partes más esenciales para garantizarse una buena seguridad y la cerradura es la que deberá dotarnos y cubrir en gran manera de ese grado de seguridad.

Se puede disponer de la puerta más robusta y supuestamente segura del mercado, pero de no disponer de una cerradura realmente para esa puerta la seguridad del punto de acceso se verá reducido a la nada.

Entendiendo entonces la importancia de una buena cerradura para la seguridad conjunta de una puerta es que puede verse como la elección de esta es crucial. Una importancia crucial que se traduce en una variedad de opciones de cerraduras entre las cuales escoger y que nos lleva a buscar a la respuesta a la cuestión de aquello qué son las cerraduras invisibles pues las mismas son uno de los tipos de cerraduras más recomendados y aconsejables.

Alta seguridad con las cerraduras invisibles

Una de las grandes ventajas de las cerraduras invisibles es que, como su nombre bien indica, las mismas no son visibles. Esto que puede parecer redundante de mencionar es la clave de todo el sistema de seguridad que ofrecen este tipo de cerraduras, y ello es así pues al no ser las mismas visibles desde el exterior este tipo de cerraduras dejan de ser susceptibles a la manipulación directa, dejan de ser susceptibles a las malas intenciones de sabotaje que se puedan tener contra ellas.

Una cerradura invisible es ideal para aumentar la seguridad de cualquier puerta del mismo modo que también resulta ideal para ser instalada en puertas que no se quieran o puedan modificar para instalar cerraduras empotradas y en otros casos y supuestos que podrían llegar a mencionarse.

Lo anterior da una respuesta básica y esencial a la cuestión de las cerraduras invisibles, en las siguientes líneas vamos a adentrarnos un poco más en el funcionamiento concreto de las mismas.

Qué son las cerraduras invisibles llevado a la práctica

Gracias a las cerraduras invisibles se encuentra un sistema de cierre seguro y robusto que evita el tener que realizar complicadas instalaciones y que no requiere de perforación de ningún tipo en la puerta. La misma puede resultar atornillada a la puerta por su parte interior quedando completamente invisible desde el exterior de esta y empezar rápidamente a prestar función.

cerradura invisible en una puerta

El modo de dar respuesta exacta a para qué son las cerraduras invisibles en cuanto a su funcionamiento concreto dependerá muy mucho del modelo en particular que se desee instalar, pero a grandes rasgos diremos que algunos de los aspectos comunes a todas las cerraduras invisibles son los siguientes:

Las cerraduras invisibles puede ser instaladas en cualquier posición de la puerta

Las cerraduras invisibles pueden ser instaladas, normalmente, en cualquier posición de la puerta. Lo anterior significa que no importa si la cerradura invisible en cuestión va a ser instalada en una puerta que realiza su apertura por la izquierda o bien si va a realizarse en una cerradura que realiza su apertura por la derecha. Sea cual sea el caso la cerradura invisible en cuestión servirá igualmente pues no depende de la zona de apertura de la puerta para ser instalada.

Al ser invisibles, los ladrones no pueden ver la cerradura

Las cerraduras invisibles en muchas ocasiones actúan como elemento de factor sorpresa para los cacos, actúan como el último bastión, como la frontera que –sin esperarlo- se encuentran y les resulta sumamente dificultosa de superar. Muchas de estas cerraduras están instaladas en puertas que llevan otro tipo de cerraduras convencionales, siendo así el ladrón se encontrará con la situación de que, aunque consiga sortear la seguridad de las otras cerraduras que pueda encontrarse visibles, al final se encuentre con una cerradura invisible que no se esperaba, que no funciona al modo convencional de las otras y que no puede sortear.

Las cerraduras invisibles no funcionan con llaves

Las cerraduras invisibles no funcionan con llave de ningún tipo, ya que las mismas funcionan mediante mando a distancia, un mando a distancia que se conecta a distancia con la cerradura invisible y que la acciona para su apertura y cierre.

Los mandos a distancia que pueden llegar a abrir una cerradura son distintos por si es utilizado por distintos usuarios y todos ellos pueden ser programados y desprogramados según convenga. Así, las cerraduras invisibles llegan a tener modelos de cerraduras que pueden llegar a reconocer hasta unas dos decenas de mandos simultáneamente.

Se mencionaba que los mandos pueden ser activados y desactivados al gusto, ello es así y además siempre que se desee se puede resetear el código de todos ellos, reprogramarlos, etc. Esto ofrece una gran ventaja en relación a las llaves convencionales pues con una llave convencional en caso de perder alguna de las llaves que abren o cierran el bombín la necesidad de cambiar el bombín completo resulta imperiosa. En el caso que aquí nos ocupa de aquello qué son las cerraduras invisibles puede decirse claramente que en estas cerraduras no importa si se pierde o nos sustraen un mando, suceda lo que suceda no hará falta cambiar la cerradura por completo, simplemente se deberá reprogramar el código y punto.

Los mandos a distancia que llevan aparejadas estas cerraduras invisibles tienen una autonomía de batería sumamente larga y un rango de alcance de algunos metros, así una puerta puede llegar a ser abierta y cerrada sin necesidad de tocarla físicamente. Un mando de estas características puede tener un rango de alcance que se puede encontrar por ejemplo en unos cinco metros (de no mediar obstáculos intermedios) entre el receptor de la puerta y el emisor que es el mando.

Para ir finalizando con las cerraduras invisibles también ir señalando que este tipo de mandos a distancia cuentan con una tecnología que los hace imposibles de copiar, pues sus elementos de transmisión y codificación son encriptados a la vez que son actualizados automáticamente después de cada accionamiento del mando. Ello permite asegurar un grado muy elevado de seguridad ofrecida por las cerraduras invisibles a todas las puertas donde las mismas se quieran instalar.

Y, como último apunte sobre aquello qué son las cerraduras invisibles, mencionar que las mismas resultan sumamente versátiles pues en realidad las puertas invisibles (en sus distintas modalidades, vertientes y modelos concretos) pueden ser instaladas en lugares muy diferentes y diversos.

Así, una cerradura invisible puede ser instalada en casi cualquier puerta realizada con casi cualquier material y esto las hace sumamente válidas para puertas de hogar y de oficinas, puertas de acceso principal se entiende, pero también las hace útiles para puertas de acceso secundario o puertas traseras, puertas de trasteros o de cualquier otro lugar que quiera imaginarse y que se desee proteger con una cerradura invisible.